Búsqueda de Guadalupe: Droga es la nueva pista que investiga la justicia

El dato fue aportado al expediente por un familiar directo de la nena e involucra a un miembro de su entorno. La nena de 5 años desapareció el lunes en San Luis y, desde entonces, se realizaron casi 80 rastrillajes sin noticias de su paradero.

La familia materna de Guadalupe se reunió el lunes pasado en la casa de su tía Georgina, que cumplía años, y Silvia, la abuela, recordó que la nena estaba afuera con su prima Emma jugando a las escondidas. Eran entre las 19 y las 19.20 cuando fue vista por última vez con su familia.

Yo creo que Guadalupe está viva y alguien la tiene en algún lado. Por supuesto, no se pudo haber ido sola, menos por tanto tiempo. Es lógico que alguien la tenga”, remarcaba su madre, Yamila, el pasado miércoles.

El mismo razonamiento tienen las personas encargadas de la búsqueda de la niña, vista por última vez el lunes por la tarde en la capital provincial mientras jugaba con sus primos en la puerta de la casa de un familiar.

Pero tras los 47 operativos que se llevaron a cabo en las ultimas horas, de los cuales no se desprendió nunguna prueba firme, una nueva hipótesis empezó a cobrar fuerza entre los investigadores: un posible ajuste de cuentas vinculado al narcotráfico.

“Hay una persona muy relevante del entorno de la nena que acercó a nosotros esta teoría, esta hipótesis de que la desaparición tendría que ver con un ajuste de cuentas relacionado a la droga porque uno de los familiares más cercanos a ella es adicto”, indicó una persona con acceso al expediente.

“No hay mucho más detalle al respecto por el momento porque es materia de investigación. Es algo que llegó a nosotros aunque primero que nada está el hecho de encontrar sana y salva a Guadalupe. Esa es la prioridad y después vamos a investigar el resto”, agregó.

Esa nueva teoría ahora deberá ser valida a traves de tres ejes. Por un lado, los testimonios de los familiares, vecinos y allegados que aportaron datos con respecto a posibles conflictos o peleas que pudieran desencadenar un secuestro“Las relaciones de la familia de la nena no eran las mejores. Había muchas peleas. Esto no quiere decir que la desaparición esté relacionada pero es un dato más a tener en cuenta ante la incertidumbre igual que la pista narco”, explicó la fuente judicial.

En segundo lugar, están los datos de los peritajes a los teléfonos de la familia que se secuestraron el mismo lunes y de los cuales ya se extrajo la información. Y por último, el despliegue de inteligencia en las zonas más calientes de la capital provincia: “A esta altura cualquier dato por más mínimo que sea vale oro”.

Mientras tanto, las horas pasan y las autoridades siguen con una escazes de certezas y el padre de la nena pidió al gobernador de la provincia, Alberto Rodriguez Saá, que otorgue “una recompensa para quienes den datos certeros del paradero de su hija”


Por su parte, el juez penal de causa, Ariel Parrillis, manifestó que existe la posibilidad que la niña sea abandonada en algún espacio púbico: “Instamos a la comunidad a estar alerta por la presencia de niñas solas en espacios públicos, la Provincia se encuentra en máxima alerta, con todas las medidas judiciales dictadas para dar con el paradero de Guadalupe”.

La niña es de tez trigueña, tiene cabello lacio, por debajo de los hombros, un lunar en la mejilla izquierda y al momento de su desaparición vestía una campera parca negra con capucha, buzo rosa y llevaba botas negras.