Una leyenda del atletismo

Antonio Fabián Silio, el atleta ya retirado, nos comenta como está transitando esta pandemia. Cómo entrenó durante el confinamiento. Nos cuenta con esperanza la posibilidad de acompañar a su hijo en su carrera como atleta. Remarca los problemas económicos con los que se topan los atletas en sus inicios y como le tocó vivirlos a él. 

IF- ¿Cómo viviste este tiempo tan particular desde España? 

– La pandemia creo que nos agarró de sorpresa a todo el mundo, no lo imaginábamos que pasando el siglo XX íbamos a tener este problemón. La verdad que nos cambió la forma de vivir a todos y esto sigue, yo creo que se ha venido a instalar y nada, a tomarlo de la mejor manera posible, tratar de que no nos afecte tanto lo psicológico, tratar de buscar alternativas o en mi caso el deporte que me sirve mucho de terapia para poder afrontar las cosas de otra manera, ver otros puntos de vista. Para mí cada día que salgo a correr es como ir al psicólogo. Si bien nos afecta en muchas cosas como llevar una vida social, esto se ve reducido, se puede salir muy poco, hacer una vida familiar hace que por ahí uno le dé valores a cosas que en este trajín de la vida, de estar acelerado, habíamos descuidado. Darle importancia a las pequeñas cosas, lo cotidiano de la familia, estar más con los hijos. Esas cosas se valoran en estos momentos. 

IF- ¿Qué alternativas usabas durante el confinamiento para entrenar?

– Me acuerdo muy bien los primeros contagios fueron en el norte de Italia, luego se trasladó para toda Europa muy rápidamente, y después en febrero, marzo, que todavía estábamos en otoño ya se hacía un poco más difícil entrenar porque el confinamiento fue total pero yo por suerte tengo un terreno con unas cuestas bastante pronunciadas porque vivo en la montaña, entonces acá lo podía hacer. Y esto no me dificultó, sí a espacios reducidos, había que tomar otras alternativas y seguir entrenando. Así lo hice.

DEPORTES VILLA ADELA EL DIARIO DIGITAL DE LOS ATLETAS DEL LITORAL  ARGENTINO: Un 3 de septiembre pero de 1993 Antonio Silio realizo la mejor  Marca en 10.000mts llanos marca que sigue sin batir

IF- ¿Cómo fueron tus inicios en el atletismo?

– Yo empecé a entrenar atletismo de forma casual porque cuando comencé la escuela Técnica en Nogoyá, Entre Ríos, el profesor de Educación Física Roque López, era un amante del atletismo y en todas las clases nos hacía dar cinco vueltas a la pista de calentamiento, un día me tomó un test de esas vueltas y me dijo que tenía muchas condiciones para las pruebas de fondo. Así que a la semana siguiente hice un Campeonato Provincial en Nogoyá y gané los 1500 metros, a las dos semanas ya estaba compitiendo a nivel Campeonato Nacional de menores de resistencia en Chaco. Fui campeón nacional de 3000 metros y desde ahí, del fútbol pasé directamente al atletismo. La verdad que el deporte que más me apasiona es el fútbol, pero las condiciones que tenía en ese momento (y que tengo), eran más para el atletismo. Esos fueron mis inicios, de forma casual. 

IF- ¿Recordás alguna frase, algún profesor, algo que haya marcado tu formación en tu historia como deportista?

– Sí, más que por ahí frases, yo tomé mucho el tema de los dos entrenadores que tuve en Argentina, tanto Roque López como Emanuel Rivera, fueron personas apasionadas donde todo el año estaban ahí en la pista, con lluvia, con frío y eso a mí me marcó muchísimo. Eso me enseñó a tomar el atletismo de forma muy profesional. Si ellos estaban ahí siempre, al pie del cañón, uno no tenía que dejar de ir. Responder de la misma manera. Así lo hice en mi carrera deportiva. Porque luego cuando ellos no estaban, no hacía falta que estén encima de uno. Esa forma de manejarse ya la había instalado en mí, como otros atletas que estuvieron a la orden de ellos. Y eso fue para mí una de las mejores enseñanzas, más que por ahí muchas palabras. Para mí los actos son los que te marcan. 

IF- De todos tus triunfos a lo largo de tu carrera ¿Cuál fue el más significativo para vos y por qué?

– Una fue una final Olimpica en Barcelona en el 92, fui el primer atleta argentino que llegó a una final en pista. Y luego un Campeonato que salí segundo en Inglaterra en el 92 también. Para mí fue una sorpresa grande, porque no pensaba que iba a terminar en ese puesto. Otro también fue en el 95 haber ganado el maratón de Hamburgo en Alemania. Y después bueno, miles de carreras, haber competido en el mundo, en Japón, por toda Europa, por Estados Unidos. La verdad que el deporte me dejó eso, poder apreciar diferentes culturas y haber convivido con atletas de todo el mundo 

IF- ¿Cómo tomaste la decisión de irte a vivir a España? ¿Tuvo algo que ver tu profesión?

– En el año 89, estábamos muy mal en Argentina, la economía, era tremendo. Y habíamos juntado algo de dinero con otro chico y el entrenador de Buenos Aires Emanuel Rivera, decidimos venirnos a Europa. Instalarnos por dos meses, y probar suerte. Se dieron las cosas justas porque empezamos a competir y gané dos carreras, una en Granada y otra en Madrid, y nos vió un director técnico del club Hilario, del cual participamos después durante muchos años. Y ahí yo creo que cambió nuestra vida, pasamos a tener un piso pagado por el club, poder viajar cuando nos contrataban diferentes organizaciones deportivas y también un sueldo. Esa fue la salvación, haber venido a España. Nunca pensé que me instalaría, se fueron dando las cosas. Siempre mi idea fue volver, pero luego conocí a mi actual señora que es de Francia, y eso también llevó a que cuando terminé de correr nos instalamos acá en Guadalajara. Después nacieron nuestros hijos, tengo dos, uno mayor que ya es kinesiólogo y el más chico que también está culminando sus estudios. Hoy viendo el panorama en Argentina y los problemas económicos por la pandemia y las malas gestiones de los gobiernos es una situación bastante triste. Que ojalá mejore. Pero mi idea hoy en día es quedarme en España y viajar sólo por cuestiones deportivas y visitar a la familia y amigos, pero no creo que regrese para Argentina.

IF- ¿Alguno de tus hijos practica atletismo?

– Sí, el más grande hoy en día está entrenando en Polonia. Compitió el año pasado a pesar de restricciones que había en el campeonato de España del triatlon. EL se volcó más por natación, ciclismo, atletismo. Pero su objetivo primordial fue culminar sus estudios y a partir de ahí sí, se dedicó más de lleno al deporte y ha ido avanzando, así que estos años yo creo que serán los años cumbres para que el pueda mejorar y quizá el día de mañana poder representar a España en algún campeonato del mundo. Pero si el se lo cree. Yo creo que tiene más o menos las condiciones para seguir mejorando. 

IF- ¿Seguis el atletismo actualmente? ¿Estuviste al tanto de las complicaciones que tuvieron con el Sudameticano los atletas argentinos?

– Sí, ese problema que tuvieron los atletas del sudamericano en Ecuador es un problema que se viene arrastrando. Ya desde cuando yo corría no había apoyo o solamnete para algunos contados con los dedos de las manos. Yo creo que esto va a seguir pasando, mientras no haya una política deportiva que se vuelque más en tema de dinero, de ayuda. Y siempre digo si no hay ayuda para un tema de salud, hospitales y eso, menos vamos a pretender que se le pague un viaje a un atleta para un sudamericano. Si no hay una política deportiva, se van a padecer estos problemas. Yo siempre les digo a los atletas que cuando tienen cierto nivel se tienen que ir del país para seguir progresando porque si no su carrera deportiva se puede ver afectada a muy corto plazo por falta de motivación, de ayuda, y esto hace que el atleta deje porque puede aguantar una o dos veces, pero si el atleta se está preparando y a la tercera o cuarta vez te niegan un viaje la verdad que es muy difícil seguir.

IF-¿Que mensaje le dejarías a quienes se encuentran arrancando su carrera como deportista?

– El consejo que le puedo dar es que siempre hay que confiar en uno mismo. Tratar de apoyarse en los más cercanos, en los familiares, amigos, que pueden darte una mano porque la vida deportiva no es fácil en los comienzos. No tanto cuando uno ya ha despegado, porque por ahí vienen las ayudas, pero hay que tratar de superar ese problema del inico. Y yo creo que es acá donde está la falla, porque uno se siente desamparado de ayudas económicas para viajes, para comprar calzado, para pagar un hotel. Cosas que yo tuve que pasar y me costó muchísimo. Pero si no hubiera creído en mí , en que podía seguir avanzando me hubiera quedado en el camino y espero que no les toque. Por eso les digo a los jóvenes que hay que creer en uno mismo, y cuando se presentan dificultades, hay que pensar que en algún momento aparecen oportunidades. No hay que dejar, no hay que bajar los brazos.