Confesiones de una Diva

Adriana Brodsky nos comenta lo difícil que ha sido para ella este último tiempo. Nos habla de nuevos proyectos que tiene en mente para cuando todo esto pase. Y respecto a su situación sentimental expresa que las puertas no están cerradas para volver a enamorarse. 


IF ¿Cómo estás transitando este momento tan particular?

– Estoy tratando de estar lo mejor posible, ya que por momentos hay días que no estoy bien y hay días que me repongo y sigo adelante. O sea la consigna para todos es seguir adelante por más que pase lo que pase, es un tema de supervivencia. Pero me siento muy triste, muy angustiada con todas las cosas que están pasando en el mundo, en el país y es un esfuerzo muy grande, no sólo para con uno mismo, si no ver situaciones en mi entorno que tienen que ver con las que les pasan a todo el mundo.


IF ¿Y lo encontras muy diferente al confinamiento actual que al del 2020?

– Sí, porque la gente no tiene un mango, se quebró espiritualmente y mentalmente. Es muy tremendo pero… realmente la plata te da la felicidad porque si uno trabaja tiene dinero y puede comprar remedios, comida para uno, para sus hijos, puede pagar sus deudas o lo que fuere, entonces el hecho de no tener trabajo te diría que es letal, absolutamente letal. Y a eso sumale la pandemia. O sea todos estamos haciendo un enorme sacrificio.


IF ¿Qué haces para distraerte en estos momentos? ¿Te respaldas mucho en tus hijos? 

– Yo tengo una relación amorosa, que es lo mejor que tengo en esta vida son estos dos hijos que amo, que adoro con todo mi corazón y bueno lo que ha cambiado es que no los he podido ver por mucho tiempo y de vez en cuando vienen, muy pero muy esporádicamente. Me pasa lo mismo con la familia, con mi hermano, mis sobrinas. Hemos tratado de cumplir a rajatabla con los protocolos, cosa que da mucha tristeza, porque yo soy no sólo una mamá presente si no que soy parte de una familia donde se juntan, donde festejan, cosas que no existen, la cuestión es festejar, juntarse solamente para estar juntos. Soy muy de abrazar. No soy tan diferente a lo que todos somos, todos necesitamos medianamente lo mismo porque primero somos seres humanos y después le pones el cartel que quieras: presidente, periodista, actriz, psicólogo. Pero primero somos todos seres humanos, y todos en cierta forma sentimos lo mismo.


IF Actualmente como es tu cotidianeidad, ¿Vivís con alguien? ¿Te encuentras trabajando?

– Yo vivo sola. Hace un año que no trabajo, me ayuda la familia. Hago algunas cosas como vivos, videos, ese tipo de cosas, que digamos no es un trabajo, pero finalmente te va ayudando pero sinceramente fue, y sigue siendo una etapa terrorífica con respecto al trabajo, es muy difícil. Así y todo, bajo la carencia total de trabajo tengo proyectos, tengo cuatro proyectos, uno es en la costa, dos acá (Buenos Aires) y otro es en el exterior. O sea que más allá de todo lo que esté pasando, mientras tengas proyectos, es tener una ilusión, hay que tener fe, y es tener ganas de seguir adelante.


IF- Todo este tiempo ¿Te ha llevado a querer realizar algo cuando esto pase? ¿Alguna meta personal, más allá del trabajo?

– Sí, tengo muchos proyectos laborales. Ahora con respecto a lo personal probablemente sí, siento que voy a tener cambios, porque yo soy una persona muy solitaria, disfruto mucho de mi casa, estar sola y me parece que cuando termine todo esto voy a necesitar de mis amigos, salir más con ellos, juntarme más con mi familia, digamos ser más sociable. Porque me considero una persona bastante solitaria, quizás demasiado.


IF- Adri, contanos de tu trabajo… ya que sabemos que a lo largo de tu vida te desempeñaste  en distintos ámbitos laborales relacionado siempre con lo artístico. ¿Podrías destacar donde te sentiste más cómoda? ¿Qué fue lo que más disfrutaste?

– Bueno, desde el primer día que empecé a trabajar que fue en el año 82 en la Peluquería de Don Mateo con la dirección de Gerardo Sofovich, con unos actorazos increíbles, o sea Gerardo me dió la posibilidad de entrar por la puerta grande, de no ser conocida, de ser absolutamente nadie, pasé a un programa maravilloso. Yo he hecho de todo, o sea cada cosa que pasó por mi vida, ya sea un programa en la TV, teatro, un comercial, cualquier cosa que haya hecho en este medio me dió mucha satisfacciones, me enseñó muchísimo, traté de aprender lo más que pude, porque imaginate que yo no pensaba en mi vida ser actriz. O sea entré sin haber estudiado nada, a mí me acompañó mucho la suerte, la verdad que no sé, la mano de Dios o la suerte, como lo quieras llamar, a partir de ese programa con Gerardo la verdad que fue algo increíble y maravilloso. Todas las posibilidades que he tenido en el medio, yo tengo que agradecer mucho pero muchísimo, al medio artístico, a la prensa y sobre todo al público.


IF- ¿Cómo llegaste al programa de Gerardo?

– Llegué de casualidad, porque te vuelvo a repetir que nunca aspiré a ser famosa, nunca jamás. Ni ser modelo, menos con mi altura. Menos sex symbol porque tampoco me consideraba, y actriz menos que menos. De pronto me daba cuenta que por donde andaba aparecían propuestas de agencias de publicidad para hacer promociones, y así un día empecé como promotora, parada todo el día, repartiendo folletos. Y después con comerciales, después de extra en alguna película. ¿Por qué hacía todo esto yo? Porque era lo que tenía servido en bandeja. Te lo vuelvo a repetir porque fue así realmente, o sea todo me venía como de arriba en ese sentido. Por ahí si buscaba trabajo en una oficina no lo encontraba. Pero dentro de este medio encontraba trabajo, y también el trabajo para mí era sinónimo de plata y esto a mí me ayudaba a ayudar a mi familia. A mi madre, que bastante mal la estaba pasando. Y un día me olvido unas fotos en un lugar donde estaban llamando gente para extras y un representante de actores encontró las fotos, me localizó y me dijo que iba a ser mi representante, y esa persona que se llama Carlos Bianchi , que no es el DT, me llevó a ver a Gerardo Sofovich, y cuando me vió me preguntó si yo era la que hacía tal comercial, y sí era. Entonces en dos minutos me dijo que ya estaba contratada. O sea la entrevista no duró nada. Así que te imaginas que hasta en eso tuve suerte, y de ahí en más todo un camino de ya casi cuarenta años. Con algunos trabajos suspendidos en algún momento, porque tuve hijos, y dejé todo, dejé un lugar sumamente importante en el medio para abocarme sólo a la familia.


IF- Para ir cerrando Adri, contanos, si se puede saber… ¿Estás en pareja actualmente? Si no es así, ¿Te gustaría volver a enamorarte?

 – No estoy en pareja por decisión propia, hace mucho. Sí, volvería a estar en pareja entre comillas, porque no viviría con nadie y no soportaría el hecho de marcar tarjeta, ni dar explicaciones. O sea sería una pareja bastante atípica por ahí. Es muy difícil, porque a mi me tienen que cerrar un montón de cosas para que me guste una persona y no sé, no es algo que busque desesperadamente. No te olvides que yo estuve ya casada dos veces, tengo 65 años, tengo dos hijos grandes, o sea a veces uno tiene otras prioridades a una determinada edad pero eso no significa que no me guste la seducción, me encanta, me fascina.