El Senado aprobó postergar las elecciones por la pandemia

Con amplio apoyo de la oposición, la Cámara alta aprobó el proyecto del Ejecutivo para postergar un mes las elecciones legislativas. Las PASO serán el 12/9 y las generales el 14/11. La iniciativa se votó sin debate por fallas en el sistema de sesiones virtuales. Además, con la presencia de Guzmán, se sancionó la Ley que modifica las escalas del impuesto a las ganancias en empresas.

El Senado de la Nación convirtió en ley este miércoles -Con 55 votos a favor, 3 en contra y 2 abstenciones- la postergación por un mes de las elecciones legislativas de este año en el marco de la pandemia, tras un acuerdo entre el oficialismo y la oposición. 

Juntos por el Cambio, al igual que en Diputados, apoyó en gran medida aunque registró algunos votos negativos impidiendo la unanimidad en la sanción. El texto enviado por el gobierno nacional incluyó una cláusula acordada entre el ministro Eduardo “Wado” De Pedro y los presidentes de bloque de la oposición en Diputados para que sea el único cambio en el cronograma.

La iniciativa contempla reducir de 50 a 45 días previos a la elección general el plazo para que las juntas partidarias proclamen sus candidatos; al tiempo que pospone 5 días el inicio de la campaña electoral de las elecciones generales para que coincida con la proclamación.

En ese sentido, el proyecto destaca que “el aplazamiento de la celebración de los comicios a meses con temperaturas más elevadas permitirá optimizar la ventilación de los locales de votación y la implementación de los protocolos sanitarios”.

A su vez, durante ese lapso de tiempo adicional, “se continuará avanzando con la masiva campaña de vacunación que lleva adelante el Estado Nacional junto a las 24 jurisdicciones, coadyuvando a un mejor cuidado de la mayor cantidad posible de argentinos y argentinas que deben cumplir con su deber cívico”, añade el proyecto.

El primer tema de la sesión fue el DNU de medidas sanitarias vigentes actualmente, el oficialismo se impuso y aprobó el decreto 287/21 de restricciones sanitarias vigente hasta el 11 de junio con 38 votos positivos y 26 negativos. Juntos por el Cambio rechazó el decreto.

“Como cada uno de los DNU anteriores vinculados a este tema, son medidas que hay que tomar sin demora porque la pandemia avanza día a día y las decisiones que tiene que tomar el PEN no pueden estar atadas a los tiempos del trámite parlamentario”, argumentó el oficialista Mariano Recalde.

Luego, el debate continuó con con media sanción de Diputados que modifica las escalas del impuesto a las ganancias en empresas. El Senado convirtió en ley el proyecto con 36 votos positivos y 26 negativos. 

El senador oficialista Carlos Caserio destacó que “esta progresividad del impuesto en el proyecto de ley está destinada a ayudar a las pequeñas y medianas empresas que hacen un esfuerzo en condiciones desfavorables y que no son tan sujetos de crédito”, definió como miembro informante.

Por su parte, la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti afirmó que “estamos dando un paso muy importante en la sostenibilidad de nuestra economía y en la justicia tributaria. Vamos a poner una mayor carga tributaria a una minoría para promover un alivio en la mayoría de las empresas de la Argentina”, sentenció.

Desde la oposición, el economista radical Martín Lousteau remarcó que “este proyecto es un aumento de la presión tributaria sobre el aparato productivo, es cierto que hay algunas compañías que van a pagar menos, otras parecido o un poco más, pero las que van a pagar bastante más son dos terceras partes de las ventas totales”, criticó.

La redacción final del texto enviado por la cartera económica incluye un primer escalón del 25% para ganancias netas acumuladas de hasta 5 millones, un segundo escalón del 30% para ganancias netas acumuladas de más de 5 millones de pesos y hasta 50 millones de pesos y un último segmento del 35% para ganancias netas acumuladas superiores a 50 millones. 

Esto viene a sustituir el actual 25% para todas las empresas instaurado en el gobierno de Cambiemos. Juntos por el Cambio rechazó desde el inicio un proyecto al que calificaron como una suba de impuestos.

Para terminar la semana, el próximo jueves también a las 14, el jefe de gabinete Santiago Cafiero realizará el primer informe de gestión del año luego de ausentarse desde mediados del año pasado. Deberá responder más de mil consultas que incluyen cuestionamientos a la llegada de vacunas contra el coronavirus, las restricciones que se dispusieron por la segunda ola y las negociaciones por la deuda externa.