Durán Barba abrió la grieta en la interna de Juntos por el Cambio

El ex diputado nacional Nicolás Massot salió al cruce de Durán Barba por un tuit en el que había asegurado que el gobierno de Macri “hubiera caído con esta misma pandemia”. 

En Juntos por el Cambio siguen siendo las discusiones políticas las que se llevan al terreno de la arena pública. En esa marcada línea entre “moderados” y “radicalizados” se buscan apoderar del discurso para marcar el PASO de 2021.

Una crítica en Twitter de Nicolás Massot hacia Jaime Durán Barba reaviva el caliente debate que se suscita en la coalición opositora.

El asesor estrella de Cambiemos durante su administración, Jaime Durán Barba, en declaraciones radiales consideró que: “el gobierno de (Mauricio) Macri se hubiera caído con esta misma pandemia, con esta misma inflación y con este mismo encierro”, ya que según afirmó los gremio y la oposición no le hubieran permitido la “estabilidad”.

Leída de esta forma, podría interpretarse como una crítica hacia el Gobierno que presidió el país entre 2015 y 2019. Pero la frase continúa: “(…) con esta misma inflación y con este mismo encierro. Hoy tenemos felizmente a (Roberto) Baradel y a (Hugo) Moyano defendiendo al Gobierno y logrando una estabilidad”.

Queda claro que no se trató de una crítica hacia el macrismo, sino más bien un señalamiento a aquellos sectores políticos y gremiales que hoy están en silencio, cuando en otro contexto, con situaciones menos complejas, otorgaban gritos y protestas.

El portal de noticias La Nación aplicó la primera frase como principal en la nota de Duran Barba y algunos sectores del interior de Juntos por el Cambio se sintieron “tocados”. Uno de ellos es el sector filoperonista que preside Emilio Monzó, el armador político de Cambiemos que quedó relegado de la toma de decisiones en los últimos años de gestión.

Uno de los “súbditos” de Monzó, Nicolás Massot, ex jefe del bloque PRO en diputados desde 2015 hasta 2019, le contestó a Durán Barba por Twitter: “Pero llegaste vos antes para ahorrarle el trabajo al COVID y dejarnos a todos con la duda”.

Esta simple oración vuelve a mostrar que en Juntos por el Cambio “la línea se cortó” hace tiempo. Son discusiones que trascienden la candidatura. Lo que hoy se impone es la pelea por definir un “estilo” para sellar la conducta partidaria de la oposición.

En el entorno de Massot la respuesta fue que “no se trató más que de una crítica a Durán Barba”. Pero las señales del ex diputado ya fueron varias, y todas públicas.

Hace poco más de un mes el mensaje fue contra el intendente de Vicente López, Jorge Macri, quien sostuvo que “Monzó no forma parte de Juntos por el Cambio”. La respuesta –también por Twitter-, fue: “Perdele el miedo a las PASO que hay que ganarle a los K, no a vos. Ahora entiendo por qué hablan de eliminarlas…”.

En otra entrevista, Massot reconoció que hoy los esfuerzos están puestos para que Monzó encabece la lista de diputados nacionales y que, en 2023, aspire a pelear la gobernación en la Provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, sectores de adentro de Juntos por el Cambio no se fían de un nuevo desembarco del filoperonismo a la toma de decisiones. Macri fue bastante claro en una de sus últimas entrevistas, asegurando que para él “fue un error” haber otorgado la llave de negociación en el Congreso al “ala peronista”, donde también cae en la volteada el propio Rogelio Frigerio, ex ministro del Interior.

La imagen de Juntos por el Cambio hoy cuenta con mayor potencial -principalmente por los errores del Gobierno-, pero no está fortalecida. Primero por la última imagen que dejó el gobierno de Cambiemos, y segundo por la falta de claridad para conocer quiénes serán los candidatos para las elecciones primarias de 2021.

Aparecen en el tablero electoral María Eugenia VidalPatricia BullrichElisa Carrió y otras figuras, pero aún sin definiciones. De las crisis siempre salen oportunidades, y Argentina es experta en esta materia. Parece que la coalición opositora entiende el mensaje, pero no utiliza bien las herramientas.