Martín Jofré: “Me llamó Tinelli, pero creo que no terminan de entender lo que le pasa a la gente”

El concejal de Tercera Posición en Tres de Febrero dialogó con Radio UrbanaBA sobre la viralización del video que grabó en sus redes sociales, donde criticó fuertemente el estreno del programa de Marcelo Tinelli. “Fue una cosa impresionante, con más de 6 millones de reproducciones en Instagram, más de 2 millones en Facebook, y el resto de las redes”, expresó.

Jofré analizó el fenómeno detrás de la viralización: “Venimos trabajando desde el comienzo de la pandemia en la calle, manifestándome en las redes e intentando comunicar. Es muy difícil llegar a la gente para quienes no tenemos acceso a los medios nacionales, y de esta forma logramos comunicarnos, siempre buscando la mejor manera. Esta vez hice un video natural, con bronca por todo lo que uno ve y sufre. Yo soy empresario gastronómico y padre, y convivo permanentemente con esta realidad. Uno ya viene juntando todo, desde el velorio de Maradona, el fallecimiento del Ministro Meoni, la Ley de Aborto, el futbol, donde se ve como nos piden todo el tiempo una cosa pero hacen permanentemente algo distinto”.

Y agregó que llegó “cansado a casa y cuando me puse a ver el programa de Tinelli no lo podía creer, con 200 personas todas juntas, saltando y bailando, sin barbijo, y me indignó. En el video ya se me nota cansado, y el conjunto de esas cosas generó repercusión. Fue algo totalmente natural y por eso la gente se sintió representada”.

Pudiste actualizar la agenda, donde muchas veces los políticos se descuidan, y queda marcada la impunidad de Tinelli. La cualidad fue interpretar al que no puede jugar al futbol, o trabajar, o mandar a los chicos al colegio. A todos.

Subí el video y me fui a cenar con la familia, y dejé el celular ahí apagado. Cuando lo abrí saltaron miles de notificaciones y me dí cuenta que iba a ser viral. Me acosté como a la 1 de la mañana.

Algunos interpretaban que dijiste que la pandemia era una mentira, otros pensaban algo diferente y se generó un debate. Pero detrás de todo está la idea de que la gente se cansa porque ve que hay privilegios y que Tinelli puede laburar igual que siempre.

Ayer me llamó Tinelli. Me mandó un mensaje de whatsapp. Un productor había averiguado mi teléfono. Yo no tenía nada para hablar con la producción, pero no tenía problemas en atenderlo. Estuvimos hablando más de 15 minutos, me manifestó que entendía mi bronca, que sabía quién era y se acordaba de todo el trabajo que hice durante la pandemia, y que no comparte los insultos. Por eso me llamó. Le dije que desde ese lugar, si sintió un agravio por los insultos, le pedía disculpas. Pero no me retracté de todo lo que dije en el video. Creo que fui la voz de mucha gente que siente que ustedes, los comunicadores y quienes nos gobiernan, están muy lejos de los problemas de la ciudadanía. Le dije que espero que esto sirva para que empiece a poner en agenda lo que le pasa a la gente, y que el gobierno tome nota, porque hay una clase política y empresarial que tiene más privilegios que nadie. A todos nos dicen que nos quedemos en casa, que no trabajemos, que no vayamos al colegio ni festejemos cumpleaños, y si se muere alguien no lo podes despedir.

¿Y qué te dijo?

Intentó de explicarme que el estudio es abierto, que tenían puertas abiertas en un lugar grande, que se grabó en dos o tres lugares y se editó. Le dije que no me tenía que dar explicaciones a mí, pero que deben entender a la gente. Siento que no ven la realidad. En este casi fue Tinelli, pero quizás pasaba lo mismo con otro tema. Tinelli es muy popular y todos esperaban para verlo porque es la cara más visible de la comunicación y es muy cercano al gobierno. Pero creo que no termina de verlo, porque me puse a mirarlo ayer de nuevo para ver si comentaba algo, y no dijo nada. Habló en el noticiero previo justificándose con que hacían los testeos. Y en un momento de la charla se lo dije: estás equivocado, soy gastronómico, tengo comercios cerrados, y si nos dieran la opción de comprar y hacer 50 test por noche para trabajar hasta las 12 cada uno elegirá si lo hace o no pero ninguno de nosotros tenemos ese derecho.

Además no tiene nada que ver con lo sanitario, porque podes hacer 200 test que dan negativos pero eso no significa que esté alguien cursando la enfermedad ya contagiado con el período de ventana.

Podría haber presentado el programa de otra manera, con otros cuidados. Hasta Jimmy Fallon adaptó su Late Night en Estados Unidos. No hace falta tener tantas personas en escena. Incluso se puede incorporar en la ficción el uso de barbijo y no lo hicieron. Y en el programa de ayer le llamó atención a alguien en el set porque no la reconocía porque tenía una máscara. Tampoco justifica el trabajo que da el programa para muchas familias, porque justamente esa es la realidad de millones de personas que no pueden trabajar.

Lo escuché. No se puede comparar a 100 familias a las que le da de comer Tinelli con miles y miles de familias que no pueden trabajar y comer. Son millones.

Por eso el video le pegó a todos, desde los que laburan hasta los que necesitan mandar a los chicos a la escuela más allá del debate de la educación virtual.

Una mamá, vecina, me contaba como con su único celular, desesperada, tenía que conectar a 4 hijos.

Tu video sobre el programa de Tinelli, hipermasivo, destapó una olla que se venía calentando hace rato. El debate es qué hacemos con esto, porque los contagios y los muertos los tenemos, la pandemia es real, y todas las necesidades que venimos comentando también.

Lamentablemente llegamos a este punto de la peor manera. Lo vine manifestando, y la segunda ola es claramente más agresiva que la primera. Cuando teníamos la primera ola dije que había que aprender a convivir con el virus, establecer protocolos y que los chicos puedan ir al colegio, optativo o no. Si el año pasado, en junio, hubiésemos normalizado algunas situaciones, entonces hoy en este momento la gente hubiese tenido otra actitud para hacer caso y cortar todo de nuevo. Pero hay algo peor, durante todo un año había que fortalecer el sistema de salud. La problemática es que la salud no se sature. Y se tendrían que haber preocupado en que lleguen las vacunas en tiempo y forma. Nada de todo eso pasó. Las restricciones estrictas de 9 meses nos llevamos a más del 50% de pobreza, más del 70% de los chicos del conurbano son pobres, miles de pymes y puestos de trabajo caídos, millón y medio de chicos con deserción escolar. Una catástrofe social absoluta. El problema existe, y qué nos queda por hacer. Hay que fortalecer el sistema de salud urgente y de la mejor manera, armar protocolos para cuidarnos y empezar a trabajar, que los chicos puedan ir optativo al colegio. Hoy quizás sí necesitas más restricciones. Y las vacunas.

¿Cómo sigue esto?

Lo tomé con tranquilidad. Sigo trabajando. Tuvimos un hecho importante en el distrito, con una actividad vinculada a la seguridad. Recién a media tarde me puse a contestar mensajes y alguna entrevista. Estuve con mi familia como todos los días, y me puse a pensar en cómo canalizar esto para que sirva. La gente utilizó un video para expresarse.

Tenes la posibilidad de mostrar las historias de quienes están en problemas y masificar historias de vida.

Y hacia ahí voy. Me contactó mucha gente de Santa Fe que me dice que este problema no es único del conurbano. Muchos del interior de la Provincia que me dicen que en los pueblos pasa lo mismo. Voy a utilizar mis redes para que la gente pueda expresarse, y hacer saber sus problemas.