La política de Santa Fe: una picadora de periodistas

El ex conductor de Canal 3 Ciro Seisas podría convertirse en una nueva promesa frustrada en la larga lista de periodistas que pegaron el salto a la política.


De aspecto prolijo y buen porte, Ciro se cansó de ser la figura del noticiero local más visto y decidió probar suerte como candidato, tentado por el intendente Pablo Javkin, de quien es amigo hace años.


Pero…¿les fue bien a los periodistas que se volcaron a una carrera electoral? Evaristo Monti fue pionero y el periodista más importante que tuvo Rosario. Llegó a estar al aire 8 horas por día y con una audiencia inigualable por ningún otro conductor o periodista.


El ocaso de Evaristo comienza con su llegada al Concejo Deliberante de Rosario y el Tigre Cavallero, adversario histórico, lo hizo trastabillar, lo expuso y perdió.


Más acá en el tiempo y la escasa preparación de dirigentes partidarios y el hastío de la gente con la clase política, hizo que los frentes busquen en las pantallas, posibles candidatos que al igual que Evaristo, pasaron sin pena ni gloria.


Anita Martínez llegó a quedar a tan solo 2 puntos de ganar la intendencia de Rosario y hoy hace malabares tratando de que alguna alma piadosa la incluya en una lista con posibilidades de mantenerse en el Palacio Vasallo. Juntos por el Cambio se juega seis bancas y las chances de quedar son escasas.


Alejandro Grandinetti fue otro que se vino a comer la ciudad usando la imagen que armó desde la pantalla. Hizo una muy buena primera elección pero después se lo vio hurgando cuanto frente político aparecía ofreciendo sus servicios. 


De Massa a Urtubey a Lifschitz a Perotti, finalmente el ex de América terminó de ministro de Turismo, haciendo de vocero y pintando como candidato a concejal en Rosario pero ya sin la frescura de ser alguien que venía de afuera de la política.Y si de vocero se trata, Leo Ricciardino fue el hombre elegido por Perotti para que se ocupe de la relación con los medios pero la pandemia lo recluyó en su casa y terminó renunciando. El rafaelino le había prometido ser diputado provincial en 2023, una eternidad.


Dos años atrás, la “sorpresa” la dio Susana Rueda, la reconocida conductora de origen peronista que hizo un acuerdo con el socialismo para alinearse al Frente Progresista. Sin pena y sin gloria.  Plata o poder, esa es la cuestión
Pero no todos fueron fracasos. Emilio Jatón, reconocido periodista de Santa Fe supo aprovechar su imagen para convertirse en un dirigente de peso en la provincia. Ganó como senador pero dos años después resignó el cómodo puesto que ofrecía la Cámara Alta para ocupar una bancada en el concejo de la capital provincial. De allí, se preparó para ser intendente y lo consiguió.


A diferencia del resto, Jatón apostó por construir una opción de poder y no quedarse mirando la billetera. Hizo lo que tenía que hacer. Renunció a los millones que disponía en el Senado para tener más presencia en el electorado y ahora maneja los destinos de la capital provincial. Eligió el poder, no la plata.



Se verá que decide Marcelo Lewandowski que está en una situación muy parecida a la de Jatón cuando comenzó. Porque además, Jatón contó con el apoyo del Frente Progresista para llegar adonde llegó. El peronismo tendrá esa misma voluntad de acompañar a Lewandowski?

 
Y volviendo al principio nos preguntamos ¿Ciro Seisas va por el poder o por la plata?