EEUU: El mayor oleoducto pagó un rescate de casi u$s5 millones a hacker ruso

La empresa se vio obligada a pagar el rescate para volver a operar. La transferencia se realizó en Bitcoin.

La compañía que opera la Colonial Pipeline, el mayor oleoducto de Estados Unidos, pagó un rescate de casi u$s5 millones a los piratas informáticos de presunto origen ruso autores del ciberataque que obligó a la empresa a cerrar la infraestructura.

Lo reportaron fuentes de prensa, en contraste con la versión de los últimos días según la cual la empresa no tenía intención de pagar para restablecer el funcionamiento del oleoducto.

La empresa pagó el rescate en criptomoneda, imposible de rastrear, en las horas posteriores al ataque, circunstancia que pone de relieve la inmensa presión que sufre el operador para garantizar el flujo de combustible de los automóviles y aviones para la Costa este, la más poblada.

Una vez recibido el dinero, los hackers proporcionaron a la empresa las herramientas informáticas para restaurar la red de sus computadoras.

Pero las herramientas fueron lentas al punto que Colonial Pipeline tuvo que seguir usando sus copias de seguridad para restaurar el sistema.

El FBI atribuyó el ataque, que afectó a los suministros de al menos cuatro estados (Georgia, Carolina del Norte, Virginia y Florida), al grupo de hackers DarkSide, que, según afirmó el pasado lunes el presidente, Joe Biden, lo realizó desde Rusia. Moscú, por su parte, rechazó cualquier implicación en lo ocurrido.