Conmebol respalda la doble sede en Argentina y Colombia para la Copa América, pero también evalúa un “plan B”

El Consejo de la Conmebol ratificó hoy el apoyo tanto a Argentina como a Colombia para co-organizar la próxima Copa América. Sin embargo, hubo reproches al país cafetero por los recientes disturbios que casi ponen en jaque la cuarta fecha de Copa Libertadores. Según pudo averiguar Doble Amarilla, el ente sudamericano ya evalúa un “plan B” con diferentes escenarios. ¿Uno de ellos? Que todo el desarrollo de la competición se lleve a cabo en territorio argentino.

La Confederación se reunió a lo largo de la mañana y el mediodía para evaluar el estado de situación de los países que serán sedes del próximo evento que reúne a las selecciones nacionales de Sudamérica. A priori, el torneo se desarrollará entre el 13 de junio y el 10 de julio. Tienen previsto que el primer partido sea en el estadio Monumental, mientras que la definición se desarrollaría en el Metropolitano de Barranquilla.

Este sería el escenario “soñado”, pero no el “ideal” para la Conmebol en estos tiempos. Según pudo saber Doble Amarilla, en la reunión del Consejo se señaló a Colombia por los hechos que se desarrollaron ayer en Cali y Barranquilla. Esto se debe a que las autoridades de ese país, además de garantizar la seguridad, aseguraban que los partidos no iban a sufrir incidentes. Sin embargo, la realidad es que para River y Nacional de Uruguay fue un contexto muy delicado. Mientras que los de Marcelo Gallardo estuvieron afectados por los gases lacrimógenos, el conjunto uruguayo fue rehén de los manifestantes en el hotel y su partido debió postergarse por al menos tres horas.

Tal y como anticipó Doble Amarilla, Conmebol evalúa un “plan B” tras ver con preocupación la crisis sociopolítica de Colombia. Consideran que la próxima semana será clave para definir el estado de situación del país cafetero. En caso de no poder ratificar nuevamente al país que preside Iván Duque, una de las opciones es que el certamen se realice íntegramente en la Argentina, para lo cual deberían designarse cuatro sedes alternativas y contar con el aval del Gobierno de Alberto Fernández para poder hacerlo, como ya sucedió por última vez en 2011.

Si bien hace un mes desde Colombia se hablaba de la posibilidad inversa por las condiciones sanitarias de Argentina, tanto Conmebol como la Casa Rosada nunca dudaron de poder organizar el certamen en nuestro país, más allá de cuestiones mediáticas y versiones que se echaron a correr en las redes sociales. 

La otra opción que se presentan ante Conmebol para poder co-organizar con Argentina el torneo es Paraguay. Desde Asunción consideran que están en buenas condiciones políticas y sanitarias para recibir un evento de este calibre.

El otro país que también quiere presentarse es Chile. La nación trasandina viene mostrando perfil mucho más alto, al punto que allí durante la última semana se habló sin tapujos del tema. Es una idea que quiere instalar el actual Gobierno y que es fogoneado por sus propios ministros. Sin embargo, Conmebol no los analiza como una posible sede.

Este torneo ya fue postergado el año por las condiciones sanitarias presentes a nivel global. El torneo debería haberse disputado en el año 2020, pero fue postergado por la pandemia del coronavirus. El torneo, eso sí, este año no tendrá invitados, ya que se bajaron Qatar y Australia.