Carlos Pagni, el gentleman de la información que no se junta con la chusma

Cuando se para ante la cámara, los principales empresarios y políticos se toman un whisky para degustar su elegancia en el manejo de la información, pero sobre todo por sus dardos fulminantes. No es un periodista de masas sino un gentleman que maneja como nadie los secretos del poder.

¿Será por eso que Carlos Pagni no quiere juntarse con la chusma? Primer dato relevante: desde que se lanzó la nueva programación de La Nación+, tomó una par de decisiones selectivas.

No aceptó ir a grabar al barrio de Chacarita donde se montó la productora de La Corte. Allí salen Majul, Eduardo Feinmann, Joni Viale y Pablo Rossi, entre otras figuras.

La Corte fue adquirida en el 2015 por el Grupo Indalo en un 51%. Muchos programas importantes del cable y hasta segmentos de CNN en Español alquilan la instalaciones.

Pagni sacrificó tener mejores cámaras y elementos técnicos por quedarse en la sede de Vicente López, que tiene la redacción de la web y el papel del diario de los Saguier.

Una explicación que dio internamente es que no quiere tener el decorado de La Corte sino manejarse con su estética personal. Sonó a excusa. Otros creen que su separata tiene que ver con no cruzarse con periodistas a los que no considera sus colegas.

No hay que descartar que quiera dar un mensaje claro sobre su postura ideológica por la vinculación de la productora con Cristóbal López, a quien ha dedicado páginas de intensas críticas.