TRAS 22 DÍAS DE CONFLICTO SE LEVANTARON TODOS LOS CORTES EN VACA MUERTA

Los trabajadores de la Salud se van de las rutas de Neuquén. Fue la peor crisis de Vaca Muerta en 10 años. La Asamblea Interhospitalaria decidió terminar con los bloqueos pero mantendrá cortado el acceso hacia el paso Cardenal Samoré. No obstante, anuncian otras medidas de protesta. La situación generó una baja en la producción de gas de entre 3 y 4 millones de metros cúbicos diarios.

Luego de 22 días de cortes de rutas en la provincia de Neuquén, que mantuvieron paralizada la actividad en Vaca Muerta, los trabajadores autoconvocados del sector de la salud de la provincia decidieron levantar los bloqueos que impedían la actividad en la cuenca neuquina, aunque advirtieron que el conflicto continúa y que reforzarán otro corte en la zona de Villa La Angostura, que interrumpe la comunicación con Chile a través del paso internacional Cardenal Samoré.

Según informó la Asamblea Interhospitalaria en un comunicado, hoy se decidió además continuar con el paro en el sector de la salud y rechazar el acuerdo salarial que el gobierno provincial selló con la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). Al mismo tiempo, la asamblea decidió “seguir con acciones directas” y mantener su “pliego de reivindicaciones”, al tiempo que también aceptó “levantar los cortes de manera coordinada” y convocar a una marcha desde Neuquén hacia Añelo para el final del día.

El conflicto que originó los cortes —que llegaron a ser más de 30— se había iniciado hace más de 40 días cuando grupos internos de la rama salud pública de la ATE desconocieron un acuerdo salarial con el Gobierno provincial. Luego, los Trabajadores Autoconvocados de la Salud recibieron una oferta del el gobernador Omar Gutiérrez, de un bono de $40.000, que no fue aceptada. Finalmente, el Gobierno de la provincia y ATE firmaron esta semana un nuevo acuerdo salarial, por un 53% en tramos hasta diciembre de este año.

Las más de dos semanas de bloqueos provocaron grandes pérdidas para las empresas petroleras que operan en Vaca Muerta, que debieron paralizar operaciones. Además, provocó una menor producción estimada en 3,5 millones de metros cúbicos de gas y alrededor de 10.000 barriles diarios.

Para sostener la actividad, las empresas realizaron vuelos en avión y helicópteros —en los casos donde existe esa posibilidad— para el traslado del personal. Se estima que unos 70 equipos de perforación, fractura y terminación no pudieron operar por los bloqueos. Las pérdidas económicas para las empresas se estiman en USD 37 millones de dólares.

Además, la paralización implicó entre 3 y 4 millones de metros cúbicos diarios comprometidos para el Plan Gas que no estarán a tiempo para el invierno. En la industria, estiman que la imposibilidad de inyectar este gas producido en el país en invierno obligará al Estado nacional a importar combustibles por alrededor de USD 200 millones.

Entre las empresas más afectadas por los bloqueos estuvieron YPF y Tecpetrol, las principales productoras de gas de la cuenca neuquina y las que se preveía que incrementarían más gas para el invierno. Uno de los problemas que enfrentan ahora las empresas productoras es la poca disponibilidad de equipos de perforación y fractura, que van contratando las distintas compañías por una ventana de tiempo determinado, por lo tanto es difícil volver a contar con esos equipos. Además de YPF y Tecpetrol, también operan en la zona Shell, Vista Oil y Pan American Energy.

Antes de que comenzaran los cortes de ruta —el pasado 7 de abril—, Vaca Muerta había logrado alcanzar su mayor nivel histórico de actividad en cantidad de fracturas. En marzo, se alcanzaron 751 etapas de fractura por parte de las distintas petroleras que operan en áreas de recursos no convencionales, por encima de las 746 registradas en febrero de 2019, según un informe de la firma NCS Multistage.

Este miércoles, más temprano, se habían levantado los cortes en los accesos a la ciudad de Añelo, la más cercana a la zona de Vaca Muerta, por decisión de la asamblea del hospital local, cortes que ahora fueron eliminados por completo. El intendente de la ciudad, Milton Morales, había señalado el día anterior que la situación ya era “intolerable”.

“Toda la sociedad de Añelo ha soportado y padecido durante más de 30 días los cortes de las rutas de acceso a nuestra ciudad. Cortes de ruta que no sólo han perjudicado la actividad hidrocarburífera, y así a los ingresos económicos de nuestra provincia, sino que también han perjudicado a nuestros vecinos: a los comerciantes, a los que trabajan en localidades cercanas, a los que trabajan en esta localidad, a los trabajadores de seguridad, a los trabajadores de las estaciones de servicios, a los productores locales, a los emprendedores, y a muchos más”, expresó.

Antes del levantamiento de los cortes en las zonas aledañas a esa ciudad, el intendente solicitó a la Justicia neuquina que garantice el libre acceso a las rutas de la localidad. “Añelo no puede continuar siendo rehén de un grupo minoritario con intereses políticos y desestabilizantes, que no permiten trabajar ni retomar una vida normal”, dijo.