Fallas en el recital del Indio y reclamos a Ticketek por el dinero

La empresa habría vendido más entradas de las permitidas por lo que al iniciar el concierto colapsó la web. Tras demorar más de dos horas, la banda decidió liberar el contenido gratuito en su cuenta de YouTube. Los usuarios reclaman el dinero y todavía no hay una respuesta.

Ahora, a la empresa Ticketek tiene una lluvia de reclamos por no poder brindar el servicio contratado para el recital del Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado.

La banda tocó en el pueblo abandonado de Villa Epecuén con una nueva “misa virtual” en la que participaron más de 90 mil personas.

Ante las quejas del público que había pagado un ticket para obtener un código de acceso, el guitarrista del grupo Gaspar Benegas anticipó en su página de Twitter que el show se vería sí o sí esta noche y que sería liberado por YouTube si no se solucionaba el inconveniente.

Pasadas las 23.30, finalmente el grupo anunció en su página de Facebook: “Amig@s vía ticketek el show es imposible. Respetando la tradición de la que somos parte, el show será hoy a través del canal de YouTube de @LosFundamentalistasOk. Agradecemos todo su apoyo frente a esta complicada situación que nos ocurrió. Pero hoy hay show. A partir de las 23.40 comienza en YouTube. Gracias a todos por el apoyo”.

Y añade: “En el día de mañana vamos a dar más explicaciones de lo ocurrido. Hoy a disfrutar de esta fiesta y de este esfuerzo de los dos lados de la pantalla”.

El concierto fue grabado días atrás y lo recaudado será destinado para los afectados por los incendios ocurridos este verano en la Patagonia.

En tanto, la empresa Ticketek aún no dio precisiones cómo resarcirá a quienes pagaron entrada para ver el concierto.

Además del repertorio de Los Redondos y de los Fundamentalistas, el mítico cantante argentino reveló dos nuevas canciones que formarán parte de su nuevo álbum. Una es “Rezando Solo” y la otra “Encuentro con un Ángel Amateur”, con una lírica con sabor a despedida.

Más allá de la euforia ricotera, la previa fue una auténtica tortura para los usuarios. Incluso parecía una metáfora de los conciertos presenciales del Indio, donde suelen ser complicados los ingresos y salidas, producto de la gran cantidad de gente que asiste y su inevitable desborde.


Esta vez el desborde fue virtual: la empresa Ticketek, encargada de mostrar el contenido en su plataforma, habría vendido más entradas de lo que la capacidad otorgaba y se terminó saturando el sistema.