El MPA en una hortera situación

Es grotesco y rídiculo el escenario montado por los fiscales santafesinos con peleas de intereses. Cuándo la sociedad soporta todo tipo de violencia e inseguridad.

La orden que el fiscal regional de Rafaela Diego Vigo les dio esta semana –por escrito- a los fiscales de su área para que “dejen sin efecto las colaboraciones requeridas” al Organismo de Investigaciones del MPA -porque ahora está al mando de Marcelo Sain- le puede costar el cargo. El Poder Ejecutivo lo denunció ayer ante el fiscal general Jorge Baclini, a quien solicitó que anule la directiva del funcionario porque es ilegal. Es una decisión “de facto, sin sustento legal”, la calificó. Vigo “carece de toda competencia para instruir en forma genérica el cese de la intervención del Organismo de Investigaciones” en causas en trámite. Por lo tanto, ante esta “situación de gravedad institucional” en el servicio de justicia, el secretario del ramo, Gabriel Somaglia, le pidió a Baclini, no sólo que revoque la orden de Vigo, sino también que eleve “la presente” –como llamó a la denuncia- a la comisión de Acuerdos de la Legislatura para que analice si corresponde el proceso de remoción así como pidió la “intervención al fiscal en turno” para que analice si la conducta del fiscal regional de Rafaela encuadra en la “comisión de algún ilícito penal”.

Es desubicado en momentos, que el ciudadano común de a pié, espera ávido por soluciones en el tema seguridad. Y la Justicia santafesina juega un papel inapropiado en un momento de gran sufrimiento social.