Desabastecimiento: El Gobierno acusa a Molinos Río de la Plata, Danone, Unilever, P&G, Paladini y más empresas

La Secretaría de Comercio imputó a una decena de empresas de primera línea, de generar desabastecimiento ya sea por menos producción o retención de sus volúmenes. Entre las acusadas también están Molinos Cañuelas, Bunge, Fargo, Aceitera General Deheza y Potigian. 

La Secretaría de Comercio acusó a las empresas Mastellone, Fargo, AGD, Danone, Molinos Cañuelas, Bunge, Molinos Río de la Plata, Unilever, P&G, Paladini y Potigian “por retención en sus volúmenes de producción o falta de entrega de determinados productos de consumo masivo para su comercialización”.

La imputación que realizó la Secretaría que dirige Paula Español se produce en momentos en que el Gobierno impulsa una baja en los precios de los alimentos y artículos de limpieza y perfumería, en medio de la escases de estos productos en los supermercados.

La Subsecretaria de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores (SSADC), realizó estas acusaciones luego de verificar que esas empresas habrían incumplido la intimación a “incrementar su producción hasta el más alto grado de su capacidad instalada y arbitrar los medios a su alcance para asegurar su transporte y distribución con el fin de satisfacer la demanda”-

Esa obligación quedó establecida por la resolución 100/2020 y sus modificatorias, en el marco de la Emergencia Sanitaria establecida en 20 marzo del 2020. 

Según la información oficial, durante las fiscalizaciones realizadas en comercios, inspectores de la SSADC identificaron algunos faltantes en góndolas de productos de consumo masivo. 

A partir de esta evidencia, los inspectores pidieron información sobre stocks e inventarios durante noviembre y diciembre de 2020, y enero de 2021. 

Del análisis de la información remitida por las empresas “se comprobó una importante caída de la producción o en la distribución de diversas gamas de productos”, señaló la información oficial.

Ayer, antes de que se conociera esta información, el titular de la Copal, Daniel Funes de Rioja, aseguró que le pidió al Gobierno “prioridad en aplicar las vacunas en las fábricas” porque “si nos agarra una segunda ola como en Europa es difícil garantizar la producción y el consumo”.

Además, avaló la postura del Ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre que la inflación en argentina tiene múltiples causas, y que “los alimentos no son la causa sino la consecuencia de la inflación”.

Más allá de las declaraciones, desde la Secretaria apuntaron a que “la empresa multinacional Unilever, que elabora alimentos, artículos de limpieza e higiene personal, se detectó una caída de casi el 100% en su inventario de aderezos”. 

“En la multinacional alimenticia Danone, por su parte, se corroboró una disminución relevante en la producción y despacho” de quesos cremas y postres durante el trimestre relevado. 

Algo similar ocurrió con Procter & Gamble (P&G), que elabora productos de limpieza y para el cuidado personal, y se identificaron una reducción importante en el stock de varias presentaciones de productos de marcas emblemáticas de pañales y detergentes.

También se detectaron reducción en la producción de la panificadora y elaboradora de pastas Fargo, la empresa local Aceitera General Deheza (AGD), y la alimenticia Molinos Río de la Plata.

Por último la láctea Mastellone, la distribuidora de golosinas Potigian, la de alimentos agroindustriales Molinos Cañuelas y el frigorífico Paladini no aportaron la información con el detalle requerido para realizar un análisis completo y fueron imputadas por este motivo. 

En los casos en que se verificó una reducción de la producción o en la distribución,  las empresas tienen 5 días hábiles para explicar la situación y volver a los niveles de producción y distribución de noviembre 2020 .