La denuncia de Santero a Rómulo Gónzalez desató el culebrón judicial

La investigación sobre Serjal, comenzó por la denuncia que el empresario Omar Santero, que era titular de carrocería Sudamericana, dedicada a la fabricación de colectivos, le hizo a su ex socio Rómulo González (dueño de la concesionarioa Autoriosario, de la firma Toyota) por estafa. González le compró a Santero las acciones mediante un ardid cuando estaba convaleciente de un aneurisma y nunca le pagó y procedió a cobrar los créditos de IVA  de la carrocería y transferírselos a Toyota Argentina. Por eso la denuncia es por estafa

Santero denunció ante el fiscal general Jorge Baclini, que Serjal había cerrado la causa contra González sin que se hiciera la pericia contable que se solicitara. Fue en ese momento cuando Baclini decidió la reapertura de la causa y allí surgió que Serjal había comprado dos vehículos en la concesionaria del denunciado, en la misma época que ordenó el cierre del expediente.

Tras los pasos

Una denuncia penal por delitos económicos iniciada por Omar Santero (Carrocera Sudamericana) contra Rómulo González, actual titular de Auto Rosario, tuvo para éste último una resolución favorable con la firma de los fiscales de grado David Carizza y Natalia Benvenutto y fue después confirmada por Serjal.

No obstante, con posterioridad, Serjal adquirió dos autos cero kilómetro en la citada concesionaria: un Toyota Corolla y un Toyota Etios, ambos versión full. Como los abogados patrocinantes Gustavo Peirone y Walter Stramazzo apelaron, el trámite se reabrió por orden de Baclini.

Ante eso, y la posibilidad de tener que resolver nuevamente, el propio Serjal pidió voluntariamente ser apartado, ofreció comprobantes sobre los gastos y el origen de los fondos y aseguró que la causa “fue resuelta con criterio jurídico, mediante la evaluación de evidencias y el estudio de las mismas”.

¿Hoy los empresarios serán citados por los fiscales? … Para saber más sobre operaciones financieras.