Macri y Nosiglia se desconfían en Capital

El ex presidente Mauricio Macri volvió a estar activo. No se resigna a que lo dejen fuera de la agenda política. Hay una recurrente obsesión en sus contactos con Horacio Rodriguez Larreta y es apalancar una estrategia PRO en la Ciudad, distrito que lo vio nacer, primero como presidente de Boca y después dos veces jefe de gobierno porteño.

¿Qué le dice en los reiterados zoom y reuniones privadas? “Horacio no entregues la Ciudad“. La palabra “entrega” le suena desafiante a quien sueña con ser presidente de la Nación en 2023.

Larreta acordó la convivencia pacífica con diversos sectores de la Ciudad, lo que le permitió alzarse con el triunfo en primera vuelta, y habría comprometido dejar jugar a Martin Lousteau, quien desde el radicalismo tiene bajo su ala el Ministerio de Transformación Digital y Modernización.

Macri reclama que el PRO vaya conformando un candidato fuerte para reemplazar a Horacio cuando deba dejar la administración de la ciudad y desconfía ceder la pista al economista cercano al Coti Nosiglia.

Su intención es alinear a los “amarillos” con la titular del PRO, Patricia Bullrich, quien no oculta sus aspiraciones de competencia.

Larreta, pronto a reaparecer tras una cuarentena por Covid positivo, trata de evitar el conflicto abierto y prioriza la unidad de JxC. Calma los embates de los duros diciendo que no hay nada firmado sobre que Lousteau vaya a ser única opción de sucesión y dice en off que no descarta que Vidal quiera cambiar de aire político.

A la vez, el macrismo duro intenta que Larreta y sus ministros endurezcan el discurso en todos sus aspectos con el gobierno nacional, inclusive considera una pérdida de tiempo acordar una agenda común en lo pandémico, asumiendo un costo político compartido.

En las últimas horas, el ex mandatario apuntaló el reclamo por el regreso de las clases presenciales, justo un día antes que la ministra Acuña tenga que vérselas con la postura dura de los gremios docentes.