La nave Perseverance ya está camino a Marte para buscar directamente rastros de vida