Con aval de Macri, Monzó se quedó con la conducción del PRO de Córdoba

Después de una ardua negociación interna, finalmente hubo acuerdo en el PRO de Córdoba y el partido amarillo arrancará el año legislativo con la casa en orden. Al menos, a eso apuntan después de haber alcanzado una lista de unidad en el marco de la renovación de autoridades, cuya confección final contó con la venia de Patricia Bullrich. Desde la sede central, jugaron siempre a evitar que en Córdoba haya internas.

La línea referenciada en Emilio Monzó se impuso en la discusión y se quedó con la presidencia del espacio provincial que volverá a comandar el diputado Javier Pretto, ex titular del PRO local durante dos periodos, una condición por la que en un principio su nombre había sido descartado ya que podría ser impugnado.

Sin embargo, por su perfil dialoguista fue el candidato que aceptó el ala de los duros y que avaló la conducción nacional del partido. Pretto estará secundado por otro monzoísta como Oscar Agos Carreño, hombre de Nicolás Massot.

En tanto, la vicepresidencia segunda quedó para la diputada nacional y referente del macrismo capitalino, Soher El Sukaría, quien destacó el acuerdo macro y consideró que hubo un reparto equilibrado de poder. Uno de los suyos ocupará la presidencia del PRO Capital.

“Pusimos mucho esfuerzo de la Capital y cedimos para que el acuerdo se cerrara. La realidad es que la interna partidaria no es la prioridad ni lo más importante para los ciudadanos que están atravesados por preocupaciones mucho más serias. No es momento para personalismos”, dijo a LPO la parlamentaria que también pretendía la conducción del partido.

Desde “Córdoba Amarilla”, la facción que integra el actual presidente del PRO local, Darío Capitani, el diputado Gabriel Frizza, el empresario Agustín de la Reta, Agos Carreño, entre otros, entienden que fue una victoria para el monzoísmo haber retenido el poder de la conducción y aseguran que la estadía de Pretto al frente del espacio, “es un reconocimiento a la militancia y al trabajo de muchos dirigentes”.

En diálogo con LPO, Frizza dijo que el acuerdo ordena hacia adentro y que “ahora, queda claro quién es el interlocutor”.

Sin embargo, el también diputado nacional y ex intendente de la ciudad de Jesús María advirtió sobre un frente que aún no cerrado: no hubo entendimiento en dos departamentos provinciales, Santa María y Colón.

Este último, uno de los distritos más disputados por ser electoralmente uno de los más importantes de Córdoba. Según dijo, había un acuerdo para que él lo condujera, pero luego surgió un retador del G-25, una facción que responde al ex funcionario macrista, Guillermo Dietrich. “Si no se respeta eso, entenderé que estoy fuera y veré que hago”, advirtió el diputado nacional.

Con la lista de unidad consumada, el PRO de Córdoba avanza ahora hacia su segundo objetivo: liderar el armado de las listas de Juntos por el Cambio para el ´21.


El espacio que supo conducir Mauricio Macri y que en Córdoba obtuvo un espaldarazo electoral desde el 2015 a esta parte, sabe que la discusión por las candidaturas para las elecciones de medio término, no será un camino fácil. En frente tienen a un radicalismo que aún sin haber resuelto sus internas se auto percibe cabeza de lista, y por otro lado a un Luis Juez del Frente Cívico que ya avisó que si no lo dejan ser candidato a senador, podría presentarse por fuera de la alianza.  

Por Yanina Soria