Coronavirus: alarmado por las cifras, Cafiero recibe a Miguel y a Bianco para analizar la situación

Superado el millón y medio de contagios en el inicio de la semana, el gobierno se prepara para un eventual rebrote del coronavirus de cara al inicio de una temporada en donde, se advierte, “hay cierto relajamiento en las conductas preventivas de la población”. Así lo manifestó ayer el ministro de Salud Ginés González García y lo refrendaron varios especialistas consultados por distintos medios.

Mientras se aguarda con amplia expectativa la llegada del primer lote de vacunas provenientes de Rusia para comenzar con la campaña de inmunización necesaria, las proyecciones indican que recién a principios de la primavera Argentina podrá tener a la totalidad de su población vacunada. Y esto implica pasar un invierno donde todavía el riesgo de contagios masivos no desaparece.

En función de esta preocupación, el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, convocó a una reunión de urgencia con sus pares en la ciudad y la provincia, Felipe Miguel y Carlos Bianco, además de los tres ministros de Salud: González García, Daniel Gollan y Fernán Quirós.

“La idea es comenzar a discutir con anticipación nuevas medidas para que se cumpla el distanciamiento social y se sigan observando los protocolos establecidos”, confió a este portal una fuente gubernamental. “Debemos reforzar las campañas para concientizar sobre la imperiosa necesidad de ejercer con responsabilidad los cuidados individuales y así colaborar con las medidas de salud pública implementadas”, afirmó un especialista que participa del comité asesor en la provincia de Buenos Aires.

“También en cierto que hubo un paulatino retiro de las campañas de difusión masivas para los cuidados sanitarios tanto en los medios de comunicación como de las redes sociales, con la errónea idea de que la pandemia ya había sido superada y, lamentablemente, esto no es así”, completó el infectólogo.

El Gobierno prestó atención a lo que sucedió en Europa y Estados Unidos, donde los casos comenzaron a incrementarse después del verano y las vacaciones, y en la actualidad enfrentan el impacto de una segunda ola que dejó de ser un anuncio para convertirse en realidad. La intención que tienen en la Casa Rosada es mantener la curva amesetada hasta que puedan empezar a vacunar.

Brindis con barbijo y playas con distanciamiento

Las fiestas de fin de año y la temporada de verano son dos instancias que aumentan el riesgo de exposición a los contagios. Desde el gobierno bonaerense establecieron un protocolo para que la gente se cuide durante las celebraciones navideñas. Entre las recomendaciones que dieron, la principal es reducir el contacto con otras personas con una anticipación de diez días previos al 24 de diciembre. Sobre todo si en el grupo familiar hay personas mayores o pertenecientes a los grupos de riesgo.

Playas, fiestas privadas y locales gastronómicos. Si el comportamiento no es el adecuado, los casos aumentaran. Gollan advirtió ayer que “hay un rebrote” en algunos indicadores que “son preocupantes” para la reactivación de actividades de la provincia. “Veníamos bastante bien hasta la semana pasada y ya empezamos a percibir que no solo se frenó la caída sino que hay un rebrote de algunos indicadores que son preocupantes”, sostuvo.

“Venían en un descenso las consultas de forma espontánea sobre la percepción de síntomas compatibles con el Covid, y esta semana tiene un rebrote este indicador, que a los 10 días implica un crecimiento de casos”, explicó el ministro bonaerense.

Algo similar planteó el propio Cafiero anoche ante una consulta periodística. “La pandemia no está superada. No hay que relajarse. En todo el mundo se está viendo una segunda ola que está golpeando fuertemente”, señaló, y remarcó que “después de los picos de contagios en octubre, se logró una tendencia a la baja que ahora se amesetó y dejó de bajar”.