La agrupación Comerciantes Unidos reclamaron una asistencia económica

Sus integrantes solicitaron una ayuda para paliar los efectos de la crisis. La posición de los concejales de la comisión de Producción.

Al comenzar el encuentro virtual con la comisión de Producción y Promoción del Empleo, la concejala Irizar invitó a Carina Pérez, una de las integrantes de la agrupación Comerciantes Unidos a reflejar la actualidad del sector quien expresó que, llevan nueve meses de lucha ininterrumpida, con reuniones con funcionarios de primera línea, municipales y provinciales, con la finalidad de obtener un beneficio de una política pública concreta que les permita mitigar los efectos que la pandemia ha causado sobre la actividad comercial en titulares de firmas locales, muchas de ellas ligadas a la indumentaria.

«Hay una subestimación del problema. Nos sentimos afuera de la agenda política. Los comercios probablemente cerremos, pero el problema va a persistir, es nuestro, por las deudas con los bancos, los alquileres, los empleados. Va a haber pérdida de recaudación y puesto de trabajo. La ciudad va estar seriamente afectada», consideró.

Asimismo desde Comerciantes Unidos coincidieron en la necesidad de rearmar la cadena de pagos y programar una ayuda asistencial de tipo económica. «Queremos ser parte de una solución, diagramar una solución junto con la clase política», precisó Pérez.

Oxígeno financiero

Prosiguió Gabriela Vecchio quien dejó en claro que la solicitud a los gobiernos municipal, provincial, y nacional radica en primer lugar en ayuda económica de emergencia, dinero, no crédito. «Necesitaríamos tener 6 cuotas de 50.000 pesos o 2 cuotas de 150.000», precisó

Por otro lado, solicitó la intervención de los concejales para lograr ante las autoridades provinciales un programa de exención impositiva. «Desde el Estado nos perciben a los responsables inscriptos como si hubiésemos sido ricos de toda la vida», sentenciaron.

Comunicación en medios masivos

Asimismo, desde Comercios Unidos reclamaron a la dirigencia política en general un plan para comunicar en medios masivos de comunicación el fomento a la actividad comercial. En decir, que más allá de la pandemia y el Covid-19, desde el Estado se promueva el consumo y la circulación responsable, teniendo en cuenta que los comercios no han sido foco de contagio.

Cuestionaron por otro lado el manejo que se hizo de la pandemia. «Confundieron a la gente. Muchos no saben si se puede salir o no. Es dantesco», agregaron.


Plantearon que la situación comercial se enfrenta a un combo de variantes y en tal sentido precissaron:» Poca circulación peatonal, falta de dinero, escasez de consumo, y hasta restricción del transporte, todos condimentos que afectan a a la vida de los comercios».

«Habría que invertir la lógica de ´Quedate en casa´ a ´Salimos con responsabilidad´; debemos alentar a que no haya miedo, sí respeto», expresó Marta Canavesio, otra de las comerciantes afectadas.

Planteos finales

Comerciantes Unidos graficó que algunos sectores recibieron ayuda económica directa sin ser productivos; reclamaron gestionar una solución económica concreta; y pidieron no postergar la situación porque deben afrontar la llegada de los meses de enero y febrero, período de menor actividad comercial.

De los concejales

Irizar aseguró que el comercio es uno de los motores productivos de la ciudad y que representa el 44% de la economía local. «Tienen toda la receptividad de nuestra parte para apoyar su gestión. No podemos tener mas situaciones de cierre de comercios», puntualizó la titular de la comisión de Producción y Promoción del Empleo.

Por otro consideró necesario generar campañas para bajar el temor de la ciudadanía, y apostar al compre local.

«Hay que defender a Rosario, solicitar al estado provincial y nacional la ayuda necesaria. Estamos viviendo una de las peores crisis, incluso peor que la del 2001, hay poca capacidad de consumo, y temor de que se repita un escenario de restricción comercial», agregó.

Tepp compartió la desesperación del sector. Luego dijo «Tenemos un problema estructural, el sector de comerciantes queda siempre en una franja donde no se llega. Me genera indignación que grandes empresas reciban los ATP, y otros sectores no reciban este beneficio, son deficiencias históricas».

Luego se mostró a favor de que, aquellos que tiene mayores niveles de facturación, hagan un aporte extraordinario y se genere un círculo solidario en una sociedad. Por último pidió fomentar el compre local, el consumo en los comercios de cercanía, y fortalecer el Casco Histórico frente a los grandes centros comerciales (shoppings).

Por último, y sobre el cierre, Toniolli y Martínez se pusieron a disposición para hacer de nexo y gestionar tratativas con sectores provinciales y nacionales en pos de una solución.