El ex juez federal Solá Torino se suicidó antes de ser detenido en una causa por narcotráfico

A últimas horas del viernes, el fiscal de Transición de la Unidad Fiscal Salta, Carlos Amad, dio la orden de detención al ex juez, por una investigación en la que Solá Torino fue encontrado culpable de recibir una coima de un hombre condenado por narcotráfico. Antes de ser detenido, Solá Torino se quitó la vida en su domicilio de la ciudad capital de la provincia del norte argentino.

En marzo de 2016 el Tribunal Oral en los Criminal Federal sentenció una condena de seis años al ex juez federal. Ese mismo año, el magistrado presentó un recurso contra la condena y esperaba en libertad la definición de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Finalmente, la resolución de la CSJN fue publicada este mismo viernes y fue la base del pedido de detención formulado por la fiscalía. 

Según Amad, la causa “adquirió la calidad de cosa juzgada ya que se encuentra firme”. Y agregó que “el imputado agotó todos los remedios procesales para impugnarla”, por lo que insistió “sin más trámite, y a los fines del debido cumplimiento de la condena dictada en autos, se ordene la inmediata detención de José Antonio Solá Torino”. 

La acusación central contra el ex juez de Cámara giró en torno a las pruebas obtenidas, que daban cuenta de la intervención en maniobras fraudulentas que permitieron a Miguel Farfán, un hombre condenado en 1999 por el transporte de 400 kilos de cocaína, fugarse a partir de un escrito por el cual pagó 15 mil pesos al ex juez. En esa entonces, Solá Torino cumplía la función de juez de Ejecución y Sentencia.

La defensa intentó un recurso extraordinario ante la Corte Suprema que ayer, en un breve escrito, resolvió desestimar el pedido por un incumplimiento formal del planteo.