El déficit comercial con Brasil es de US$ 20 millones por el aumento de las importaciones

El dólar “barato” para importar alentó las compras al vecino país que crecieron 12,5%, mientras que las expectativas de devaluación hicieron bajar 18% las ventas.

La balanza comercial bilateral con Brasil durante octubre arrojó un déficit de US$ 20 millones, lo que revirtió el superávit de US$ 250 millones alcanzado en igual mes del año pasado, informó hoy el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil (MDIC)

Este resultado negativo obedeció mayormente al avance del 12,5% interanual de las importaciones para sumar US$ 820 millones, al tiempo que las exportaciones al país vecino retrocedieron 18,4% , para alcanzar los US$ 800 millones. De esta forma, se acumuló el sexto rojo consecutivo, revirtiendo la dinámica positiva de 2019 y principios de 2020.

Desde la consultora Ecolatina advirtieron que el aumento del 12,5% de las importaciones “se explica íntegramente por temores devaluatorios o endurecimiento del cepo que genera una brecha cambiaria tan elevada en un contexto de Reservas netas en mínimos. Estas expectativas incentivan el adelantamiento de las compras, con el objetivo de atenuar los efectos negativos de un dólar más caro”.

“Este comportamiento, que maximiza el interés individual, pero que claramente va en contra del interés general, es un incentivo erróneo que urge corregir. Si la brecha no cede, el Banco Central deberá sacrificar cada vez más Reservas para controlar al tipo de cambio oficial”, advirtió.

Aunque la brecha se redujo sensiblemente en la última semana y el comienzo de la actual, “todavía falta mucho terreno por recorrer”, señaló la consultora. Apuntó además, que “anteriormente, la caída de las exportaciones a Brasil se explicaba por dos factores: la crisis brasileña y la depreciación del Real”, sin embargo, el mes pasado se sumó una causa tan “propia” como novedosa: “una brecha mayor al 100% entre el dólar oficial y paralelo, que alentó las expectativas de devaluación y pospuso exportaciones, a la par que impulsó la subfacturación de éstas, en la búsqueda por liquidar la menor cantidad de divisas posibles en el mercado oficial”.

Por su parte otra consultora, Abeceb, apuntó a que “el mejor dinamismo de las importaciones con respecto a las exportaciones probablemente se mantenga en los últimos meses del año y consecuentemente se consolide un moderado déficit comercial con nuestro principal socio comercial durante este año”.

La consultora que dirige el ex ministro de Producción, Dante Sica, estimó que este año las ventas externas caerían un 24% a US$ 7.872 millones, lo que representaría un retroceso similar al del año 2002 (-23,6%) a niveles de del 2006 (US$ 8.052 millones). 

Por otro lado, las compras externas disminuirían, por tercer año consecutivo, un 18% a US$ 8.360 millones. De esta forma, las importaciones argentinas desde Brasil se reducirían a casi la mitad en tan solo dos años. 
Con estos números, “Argentina finalizaría el 2020 con un déficit comercial bilateral de US$ 488 millones, cuando en 2019 había conseguido un superávit en torno a los US$ 230 millones”.

No obstante, en términos históricos este constituye un déficit modesto ya que sería “el 6° mejor resultado en los últimos 20 años y el 3° mejor resultado en los últimos 17 años”.