¿Es posible usar aceite de cocina y no contaminar?

El aceite que usamos en casa para freír o el que utilizan los grandes generadores como locales
gastronómicos o escuelas, si se vierte directo a las cañerías no se disuelve sino que forma una
película que dificulta la circulación de oxígeno en el agua y genera daños irreparables en los
ecosistemas acuáticos. El compromiso y de las comunidades y empresas es clave para poder
hacer de este residuo un nuevo recurso.

El aceite vertido en forma doméstica en las cañerías se mezcla con el detergente
convencional que utilizamos y se genera una especie de capa que actúa como imán.
Esto puede tapar las cañerías y también colaborar con la contaminación ambiental.  Lo
mismo aplica para los grandes generadores -como son los hoteles o locales
gastronómicos- en cantidades industriales, por lo que existen distintas normativas en
el país respecto de la disposición adecuada de este residuo aunque no siempre se
cumplan. 
Un solo litro de aceite vegetal usado (el que se utiliza para cocinar) contamina
hasta 1.000 litros de agua y es por esto que es tan importante su adecuada disposición
final y/o recuperación. “Es clave tomar consciencia de la situación mundial en la que
estamos parados para tomar mejores decisiones para el planeta que le dejaremos a las
generaciones futuras”, asegura Sebastián Soso, responsable de Comunicación de DH-
SH SRL, empresa santafesina que recolecta y trata el aceite vegetal usado de la mano
de puntos verdes regionales y grandes generadores de todo el país.
“Además nos interesa sensibilizar a la sociedad y sobre todo a quienes serán los
líderes ambientales del futuro, por eso trabajamos codo a codo con las escuelas”,
cuenta Soso. Con dos súper héroes como bandera DH-SH desarrolló un plan de
concientización para los más chicos. El proyecto incluso tuvo su capítulo con un
concurso en el que se premió por sus trabajos -guiados por profesionales de la empresa
y docentes- a los sextos grado de todas las escuelas de Capitán Bermúdez donde la

empresa tiene su planta y oficinas,  y dio fruto a la edición de un libro didáctico para las
escuelas participantes. 
DH-SH,  posee más de 15 años de experiencia en el mayor cordón aceitero y
cuenta con la certificación ISCC a nivel internacional que habilita la recolección y el
tratamiento de residuos provenientes de la industria aceitera.

¿Cómo reciclamos el AVU en casa? Simple, te damos los pasos.

  1. Una vez utilizado, dejamos enfriar y lo colocamos en un recipiente plástico con tapa
    (es muy importante que no se mezcle con otros líquidos).
  2. Limpiar la sartén o trasto utilizado con una o dos servilletas de papel.
  3. Conservar el recipiente de plástico con tapa, para seguir agregando aceite utilizado.
  4. Una vez completo el recipiente, acercalo a tu punto verde más cercano para
    completar el proceso. Si estás en la Provincia de Santa Fe consultá aquí nuestros
    puntos verdes (link).
  5. Podés, también, buscar emprendedores que realicen jabones o velas con esta
    materia prima para disponer responsablemente tu AVU.
    Ayudanos a mantener limpio el planeta y reducí tu huella ambiental.

Recomendaciones generales
· Antes de lavar los recipientes que contengan aceites o cualquier tipo de grasas,
limpialos para que los residuos no vayan al desagüe.
· No utilices sartenes o utensilios oxidados que degraden el aceite.
· Los Nutricionistas recomiendan utilizar el aceite de fritura cómo máximo 3 veces.
· Si derramás aceite no lo limpies con trapos o trapeador, pues al lavarlos la grasa se irá
por el desagüe. Utilizá servilletas de papel.

¿Qué hacer si sos gran generador y querés disponer responsablemente tu AVU?
Las actividades potencialmente generadoras de Aceites Vegetales Usados (AVUs) son:
Comedores de hoteles, Comedores industriales, Restaurantes, Cafeterías y bares,
Restaurantes de comidas rápidas, Supermercados con elaboración propia de comidas
preparadas, Empresas de Catering, Rotiserías, etc.

Según el punto de establecimiento del comercio, existen normas que exigen la
disposición final según ciertos estándares y la certificación correspondiente según la
normativa.
En el municipio de Rosario, por ejemplo, donde DH-SH hace la recolección a alrededor
de 500 grandes generadores, una ordenanza municipal exige a los grandes
generadores el certificado de disposición final de todos sus residuos, por parte de las
empresas registradas y autorizadas, entre los que figuran los AVUs.
Consultá según tu municipio, los entes autorizados para transportar y disponer
responsablemente los residuos de aceite de cocina usado que genera tu comercio.

Sobre la compañía:
DH-SH SRL es una empresa familiar, fundada en 1993, en Capitán Bermúdez, Provincia de
Santa Fe, dedicada a la logística, saneamiento y gestión integral de los residuos de la industria
aceitera.
Con el tiempo desarrolló el Programa de Recolección de Aceite de Cocina Usado en el cual
involucra a la comunidad con sus puntos verdes, a la industria gastronómica y apuesta a la
sensibilización de la comunidad educativa con programas de concientización. Cuenta con la
certificación ISCC que habilita la recolección y el tratamiento del aceite usado de cocina.
Desde octubre de 2015 la empresa se encuentra inscripta en el Registro de Tratadores de
Residuos No Peligrosos Industriales o de Actividades de Servicio según el Decreto Nº 2151/14
bajo el número de Registro RT 0019.